Vinos Orgánicos

Son vinos elaborados a partir de uvas que su tratamiento no incluye productos químicos como fertilizantes, herbicidas y pesticidas. Por ejemplo, se da prioridad al uso de productos naturales, como el compost y la protección del suelo con mantillos vegetales, sin necesidad de maquinaria para cultivar viñedos. En el caso de enfermedades en la uva, solo se utilizan productos permitidos, como el cal, sulfato de cobre y agua, todo esto inventado por los enólogos de la región de Burdeos de Francia hace cientos de años.

¿Cómo se elaboran los vinos orgánicos?

Para la elaboración de vino ecológico se permite utilizar levadura local o seleccionada sin modificación genética, refrigerar, utilizar proteína natural o bentonita para clarificación, filtrar tierra para filtración y restringir el uso de dióxido de azufre. El uso autorizado es casi el mismo que en la vinificación tradicional. Aunque para muchos expertos no existe diferencia entre este tipo de vinos y los vinos de elaboración convencional, su verdadera relevancia está más relacionada con la conciencia ecológica.

Tiene un conocimiento más profundo de su relación con el proceso de producción de sus antepasados, y tiene muchas características únicas que aportan un valor inestimable a este tipo de vino.

Objetivos de la producción de vino orgánico

Gestionar la biodiversidad del planeta.

Promover el equilibrio entre flora y fauna en la bodega o finca.

Respetar la distancia entre cultivos y espacios verdes.

Manejar el suelo para protegerlo y sin agotarlo.

Durante el proceso de elaboración, intervenir la bodega mínimamente.

Minimizar el uso de estabilizantes y conservantes, como sulfitos.

¿Cómo identificar un vino orgánico?

Los viñedos de la finca deben pasar una certificación internacional para asegurar sus características orgánicas y hacer que estos vinos sean claramente identificables. La calidad gustativa entre el vino orgánico y el vino tradicional es similar y depende del gusto y la subjetividad de cada consumidor. La diferencia está en el proceso de producción de la finca y la bodega.

¿Cuál es el sabor del vino orgánico?

El sabor del vino orgánico es muy similar al del vino tradicional. Suelen asociarse a productos de mejor calidad y son básicamente diferentes en el proceso de producción, que es más limpio y respetuoso con el medio ambiente.

Vinos orgánicos en Europa.

En los últimos años, la demanda europea de vino ecológico ha seguido creciendo. Los productores de vino deben cumplir con los estrictos requisitos de la Unión Europea para poder exhibir la certificación de etiqueta orgánica europea y vender sus vinos como productos orgánicos.

Ahora que tanto los productores como los consumidores apuntan a la etiqueta ecológica , la industria del vino ecológico está en auge. El símbolo indica que la UE ha alcanzado los objetivos y las regulaciones para este tipo de vino.

Los países productores de vino en Europa cubren un área de más de 150 hectáreas con Italia, España y Francia, los principales productores de vino orgánico. El primer desafío para los viticultores involucra técnicas de cultivo, necesitan producir uvas de calidad al tiempo que protegen el equilibrio natural de su viñedo y el medio ambiente. En el pasado, no existían normas de la UE ni logotipos para la agricultura ecológica. El vino elaborado con uvas orgánicas fue suficiente cuando se refería al vino orgánico, los métodos de vinificación no estaban involucrados.

Sin embargo, desde marzo de 2012, las normas de etiquetado europeas exigen estrictas técnicas de viticultura y vinificación orgánicas. Los productores de vino en los estados miembros ahora deben cumplir con las regulaciones y los estándares establecidos por los organismos de certificación orgánicos reconocidos antes de que puedan usar el término "vino orgánico" en sus etiquetas. Solo de esta manera pueden llevar el logotipo ecológico de la UE o marcar sus productos como ecológicos. Este logotipo orgánico se suele llamar Euro-leaf  (12 estrellas de la bandera europea). El logotipo se lanzó en marzo de 2010 y es fácil de identificar, lo que indica que el vino confirma plenamente los estándares orgánicos establecidos por la Unión Europea. Junto al logotipo obligatorio para el vino ecológico está el número de código de la agencia de control.

El vino ecológico comienza con el cultivo de la uva. Al igual que el cultivo de uva tradicional, los viticultores orgánicos deben lidiar con plagas y enemigos naturales que son dañinos para la producción de uva. Para cumplir con las regulaciones de agricultura orgánica, los propietarios orgánicos europeos deben evitar el uso de fertilizantes químicos, herbicidas y pesticidas. Deberían cambiar a productos 100% naturales. Mantener las vides sanas significa luchar contra enfermedades importantes como el moho, la podredumbre negra y la botritis, lo que representa un desafío para los agricultores que solo usan fungicidas autorizados.

En el caso de los sulfitos, que siempre surge este componente cuando se habla de vino orgánico. Básicamente, los sulfitos evitan que el vino se deteriore, es un conservante reconocido que prolonga la vida útil del vino. Algunos dicen que el sulfito hace que las personas sufran dolores de cabeza, mientras que los amantes del vino argumentan que todo el vino contiene sulfitos. Las normas europeas permiten la adición de sulfitos en las siguientes proporciones, 100 mg por litro para vino tinto y 150mg para blanco o rosado.

Para finalizar, cabe descartar que las cifras de producción y consumo de vino ecológico en Europa son alentadoras. En los últimos diez años, el cultivo de viñedos orgánicos se ha triplicado, con 5.263 viticultores orgánicos registrados en 2016.

Producción de vinos orgánicos en América.

Una de las tendencias de consumo que se vienen consolidando con fuerza, de unos años para acá en América, es la de los productos orgánicos, y el vino no es la excepción.

Argentina desde los viñedos de Mendoza produce la mayor variedad de vinos orgánicos 100% sostenibles y  sin agroquímicos, con certificaciones orgánicas. En Uruguay los viticultores ecológicos tienen vinos de las cepas Tannat, Cabernet Sauvignon y Malbec bajo crianza orgánica. Chile tiene una línea orgánica que incluye cuatro variedades para sus vinos varietales,  Cabernet Sauvignon, Cabernet Sauvignon Rosé, Carmenere y Sauvignon Blanc. Son vinos sabrosos en colores brillantes y aromas frescos que recuerdan frutas maduras.

Estados Unidos ha aumentado su producción de vinos orgánicos a números muy positivos, con varietales no específicas.

Tipos de uvas y vinos orgánicos.

De cierta forma no existe un tipo de uva orgánica específica que de un vino orgánico, dónde está lo orgánico es en la forma de la crianza de la uva y la elaboración del vino sin sulfitos y otros conservantes.

Siguiendo los pasos de una elaboración natural se puede crear un vino orgánico con cualquier variedad de uva.

Mas