Vinos Franceses

El vino francés es una de las variedades de uva más antiguas y su origen se remonta al Imperio Romano. Se consideran una parte esencial de la cocina francesa y algunas marcas han ganado reconocimiento mundial. Francia es la segunda región con más viñedos después de España.

En 2004, se basaba básicamente en la economía agrícola familiar. Durante mucho tiempo, la enología francesa ha incluido cerca de 450 nombres y decenas de miles de pequeños pueblos, aunque el potencial es ilimitado, salvo la Gran Cosecha o Champagne. 

Algunas variedades de uva que existen actualmente en todo el mundo son autóctonas de Francia, como Cabernet Sauvignon, Chardonnay, Syrah, Pinot Noir, Sauvignon Blanc o Malbec. Las regiones productoras de vino de Francia son mundialmente conocidas y sus vinos se utilizan como vinos de Burdeos, Borgoña o Champaña. Debido a su diversidad geográfica y climática, los vinos franceses se dividen en grandes regiones productoras de vino con características específicas, las principales regiones productoras son Alsacia, Beaujolais, Burdeos, Borgoña, Champagne, Languedoc-Rou, Sion, Provenza, Córcega, Valle del Loira y Valle del Ródano.

En la Champagne, Alsacia y Borgoña se dan vinos de gran calidad. Los viñedos del sudoeste constituyen la transición entre el norte y el Mediterráneo y de ellos se elaboran los deliciosos vinos de Burdeos, así como el coñac y el armañac.

El vino francés sufre muchas manipulaciones para asegurar su conservación o preservarlo de impurezas. Los vinos de grandes cosechas envejecen en toneles y sólo se envasan al cabo de dos, tres o cuatro años. Cuando se elige una botella de vino francés, la garantía de origen es una promesa de calidad.

Hay muchos criterios de clasificación del vino francés. Como en todos lados distinguimos en vino tinto, blanco y rosado. Pero también podemos tener en cuenta otros aspectos del vino que permiten clasificarlos en base a, cantidad de azúcares naturales, según la proporción que el vino contiene de estos azúcares puede ser seco, semiseco, meloso o licoroso. Si contiene o no gases, es decir, lo que suelen denominar como tranquilo o efervescente. Clasificación por regiones: Cada región hace que la vid tenga características únicas que hacen a la particularidad de un vino.

Teniendo esto en cuenta, hay otras cuatro categorías que nos permiten diferenciar la calidad y el tipo de vino francés que podemos escoger:

Vino de mesa

Es la categoría más general. No es particular de una región, aunque el 75% se produce en la zona mediterránea. La calidad es muy variada, podemos encontrar algunos buenos, especialmente tintos, y algunos muy malos, en general blancos. 

Vino de país

Este es el vino que proviene de una región específica de Francia. Son los vinos que combinan mejor calidad y precio más bajo. Hay dos tipos diferentes, aquellos que se producen con vides locales, pero sin origen controlado, y aquellos que se producen con vides no locales y por ende quedan fuera de la regulación de AOC. 

Vinos delimitados de calidad superior

Es una categoría intermedia entre los vinos de país y los vinos de AOC.

Apelación de origen controlado

Es el vino de grado más alto de rendimiento por terreno de producción. Los vinos más conocidos producen botellas de esta clase como Bordeaux, Champagne, etc. Para poder ser parte de esta categoría es necesario llevar un registro de los viñedos, la cepa, hectáreas, color, contenido de alcohol, etc. Dentro de esta clasificación encontramos una enorme variedad de calidades y precios.

Mas